BOLETUS

Todo sobre los diferentes tipos de boletus

Los boletus son hongos muy abundantes y apreciados en el mundo de la gastronomía. Su carne es blanca y muy jugosa, de una gran dulzura y suavidad que recuerda al sabor de las avellanas. Admiten perfectamente la conservación en vinagre o aceite, así como su secado en láminas.

 

Características y propiedades de los boletus

El himenio de los boletus es muy característico por presentar un forma esponjosa en lugar de la más clásica morfología laminar. Debido a esta particularidad los boletus son muy fáciles de identificar sin que haya lugar para confusiones.

En lo relativo a sus propiedades, los boletus se componen en un 90% de agua,un 4% de carbohidratos y un 1,8% de proteínas.

Los boletus son muy apropiados para las dietas de adelgazamiento por contar únicamente con un 1% de grasas y poseer un bajo nivel calórico. Al mismo tiempo, su contenido en fibra favorece el tránsito intestinal.

Sus nutrientes se completan con buenos niveles de fósforo y potasio, además de vitaminas B9, B3 y C.

boletus_edulis

Clases de boletus

La mayor parte de los tipos de boletus son comestibles, aunque también existen boletus venenosos.

 

Boletus comestibles de excelente calidad

Los boletus más apreciados en gastronomía son los siguientes:

 

  • Boletus edulis: El boletus más famoso y más buscado. Sus principales características son su carne blanca y cierta viscosidad en su sombrero si el ambiente en el que crece es muy húmedo.Una línea blanca en la parte exterior de su sombrero y su tono pardo ocre te ayudarán a diferenciarlo si vas a recolectarlo al bosque. El edulis es un boletus muy abundante en España.

 

  • Boletus reticulatus: También conocido como boletus aestivalis o boletus de verano por ser en esta estación cuando aparece. Su cutícula es avellanada y uniforme. Su carne es de color blanco y el retículo de su pie es muy visible.

 

  • Boletus pinophilus: Conocido también como boleto de los pinos o boletus pinícola por ser los pinares los lugares en los que crece. Su sombrero y el retículo del pie presentan unas tonalidades caobas y rojizas, mientras que la carne que se encuentra debajo de la cutícula tiene unos tonos rojizos.

 

  • Boletus aereus: Su cutícula es casi negra con unas manchas de tonalidades más claras. Su pie también es oscuro mientras que su carne es de color blanco. Es uno de los boletus más aromáticos.

 

Boletus comestibles de calidad media

No todos los boletus tienen el mismo prestigio en el mundo gastronómico. Los que te presentamos a continuación son también apreciados en la cocina, pero en un grado menor que los boletus del punto anterior.

 

  • Boletus Betulicola: Su sombrero tiene un diámetro que varía entre los 5 y los 30 centímetros y suele ser de color blanco. El pie presenta un dibujo fibroso y blanco. La carne del boletus Betulicola es esponjosa y firme, con un aroma neutro y un sabor suave. Su crecimiento se suele dar entre junio y octubre, debajo de los abedules.

 

  • Boletus erythropus: Boletus que crece durante las estaciones de verano y otoño en bosques de coníferas. Es habitual que compartan su hábitat natural con los boletus edulis. Tiene un agradable sabor, aunque se recomienda comerlo cocinado, y que si se consume en crudo puede ocasionar problemas gástricos.

 

  • Boletus regius: Es una especie muy poco abundante que crece en hayedos y melojares durante las estaciones del verano y del otoño. Se encuentra entre los boletus más delicados por ser muy susceptibles al ataque de insectos.

 

  • Boletus spretus: Otra especie poco común, caracterizada por el intenso color rosa de su sombrero, que en algunas condiciones puede llegar a ser rojo. Crece bajo los robles, castaños y alcornoques.

 

  • Boletus appendiculatus: Crece desde finales de verano y durante todo el otoño bajo alcornoques, robles y castaños. Su pie también es desechable a la hora de cocinarlo.

 

  • Boletus badius: Su sombrero mide entre 7 y 15 centímetros de diámetro. Presenta una textura aterciopelada (que puede volverse viscosa cuando se eleva el nivel de humedad) y una forma regular y hemisférica que en los ejemplares adultos puede llegar a ser plana. Su piel es de color castaño tendente al negro. Su pie puede llegar a medir 4 centímetros de ancho por 12 de alto y es de un color más claro que el sombrero, con una fibras marrones longitudinales. La carne del boletus badius es de un color blanquecino o amarillento y presenta una gran firmeza.

 

Otros boletus comestibles

Existen otros boletus comestibles, aunque su carne no sea excesivamente apreciada en el arte culinario.

 

  • Boletus fechtneri: La parte central de su pie presenta un color rosado. Esta variedad crece durante el verano y el inicio del otoño en bosques de frondosas.

 

  • Boletus queletii: Boletus que carece de retícula en su pie y que crece bajo robles y hayas en la parte final del estío y los inicios del otoño.

 

  • Boletus fragans: Hongo que crece al cobijo de robles alcornoque y castaños adultos. Es una especie muy gregaria por lo que lo habitual es que sus ejemplare crezcan en grupos grandes.

 

Boletus venenosos

Aunque la mayor parte de los boletus son comestibles, existen unas cuantas especies tóxicas que no deben ser consumidas bajo ningún aspecto. Ante cualquier sospecha este tipo de boletus debe ser desechado como alimento.

 

  • Boletus satanas: Boletus tóxico fácilmente identificable. Aunque su nombre sea un tanto apocalíptico, dentro de los hongos venenosos es de los que provocan unos síntomas menos graves.Su sombrero tiene un color blanco con aspecto de sucio, mientras que su pie es de color rojo en su parte central y amarillento en su zona superior. Una de las pistas más claras de que nos encontramos ante una planta venenosa es que huele realmente mal. La carne adquiere una tonalidad azulada cuando se corta.

 

  • Boletus rhodoxanthus: Boletus venenoso muy abundante en la geografía española. Es fácilmente identificable por la retícula roja que cubre su pie amarillo. Sus poros son amarillos cuando estos hongos son jóvenes, pasando a tener llamativo color rojo sanguinolento cuando maduran. Cuando su carne es cortada de forma longitudinal se vuelve azulada. Es muy parecido al boletus luteocupreus, que es igualmente tóxico.

 

  • Boletus Luridus: También conocido como cetrino, es un hongo que se puede encontrar en bosques de coníferas y en bosques de frondosas. A pesar de su sabor dulce es una seta venenosa. El diámetro de su sombrero suele medir entre 4 y 16 centímetros. Cuando es joven presenta una forma hemisférica, pero cuando va madurando se aplana progresivamente hasta hacerse convexo. Su cutícula es de color ocre anaranjado con algunas zonas oliváceas durante su juventud, pasando a tener un color marrón durante su madurez. Es bastante difícil de separar.

 

¿Cómo limpiar boletus?

Para limpiar correctamente unos boletus debes tener a mano un paño, un cepillo blando y un cuchillo bien afilado.

Lo primero que hay que tener presente es que el agua no es buena para limpiar boletus, más allá de algunas gotas para humedecer el paño.

En segundo lugar hay que comprobar si hay alguna parte de la carne que esté en mal estado, especialmente en la parte inferior del sombrero. Si observas un fuerte color entre amarillo o verdoso tendrás que quitarla y desecharla. Es una operación muy sencilla y puedes hacerla con las manos.

Posteriormente, limpia con un paño el resto del sombrero y con un cepillo su tronco, con suavidad, sin apretar en exceso. Finalmente, pela con un cuchillo afilado (un pelador también te puede servir) el pie del tronco.

Recetas con boletus

El precio del boletus varía en función del tipo y de la fecha en la que se adquiera. Limpiarlos correctamente es fundamental antes de elaborar cualquier receta de la que forme parte como ingrediente. Se puede congelar boletus crudos o cuando ya están cocinados.

Cocinar boletus es muy agradecido por su enorme versatilidad. Puedes adquirirlos frescos, deshidratados, en polvo e incluso en aceite.

Los boletus deshidratados mantienen gran parte de sus aromas y toda la intensidad de su sabor. Sin embargo, pierden su textura original, por lo que no es conveniente asarlos o cocinarlos a la plancha. Sin embargo, son perfectos para enriquecer pastas, salsas, guisos y arroces, como el risotto de boletus. Con muy poca cantidad verás como potencian cualquier sabor. Recuerda que antes es necesario hidratarlo durante una media hora en agua tibia.

El boletus en polvo, también conocido como harina de boletus, es resultado de moler boletus deshidratados. Es un excelente condimento para arroces, guisos, salsas y cremas (la crema de boletus es una auténtica delicia). Cuando se mezcla con sal u otras especias es idela para sazonar pescados y carnes.

El aceite de boletus es muy aromático y sirve para aliñar ensaladas, enriquecer platos de pasta o cremas y para potenciar el sabor de las pizzas de setas, entre otros muchos usos.

Algunas de las recetas más populares con boletus, y que pueden encontrarse en un gran número de bares y restaurantes, son las croquetas de boletus y el revuelto de boletus.

La micología, esa parte de la botánica que estudia los hongos y setas, es todo un mundo. Los boletus ocupan un lugar destacado en esta ciencia, entre otras razones, por la capital importancia que tienen en la alimentación de los seres humanos.

 

Búsquedas relacionadas: tipos de seta | setas comestibles otoño | trompetas de la muerte | niscalos | rebozuelo temporada

Fotos de Boletus

Próximamente…

DISFRUTA LA EXPERIENCIA
DE COMPRAR TRUFAS ONLINE CON FUNGO